• sáb. Jul 20th, 2024

EE.UU. pide a China mantener abiertas las líneas de comunicación para evitar un conflicto

Blinken mantuvo una conversación telefónica con su homólogo de China, Qin Gang, en la que le pidió “mantener abiertas las líneas de comunicación”

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, mantuvo una conversación telefónica con su homólogo de China, Qin Gang, en la que le pidió “mantener abiertas las líneas de comunicación” para evitar un conflicto, precisó su oficina en un comunicado.

Además, el estadounidense aseguró que su país continuará utilizando vías diplomáticas para tratar asuntos que le preocupen, así como para ahondar en posibles áreas de cooperación con el gigante asiático.

Por su parte, Qin solicitó a Blinken que Washington deje de interferir en los asuntos internos del país asiático, informaron hoy medios estatales chinos.

El titular de Exteriores chino reclamó que Estados Unidos cese en su empeño de dañar los intereses soberanos en materia de seguridad y desarrollo de China “en nombre de la rivalidad”, según el diario oficialista Global Times.

En la conversación, Qin “aclaró la postura firme de China en asuntos clave”, según el diario, que detalla que la conversación se produjo a petición del jefe de la diplomacia estadounidense.

Las relaciones entre las dos potencias se encuentran en un momento tenso desde que Washington ordenó el derribo de un supuesto globo espía chino sobre territorio estadounidense el pasado mes de febrero.

El suceso llevó a Blinken a cancelar un esperado viaje a Beijing. Desde entonces, cargos de la Administración del presidente Joe Biden han indicado que desearían una ampliación de los canales de comunicación entre los dos países.

En una rueda de prensa a finales de abril, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, dijo que Biden espera mantener “pronto” una llamada con su homólogo chino, Xi Jingping.

Los mandatarios no han mantenido una conversación bilateral desde su encuentro en la cumbre del G20 en Indonesia, en noviembre del año pasado.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *